Archivo mensual: octubre 2009

Berlín 2009

Collage 11Berlín es una ciudad cosmopolita y 2009 parece ser su año. Hace 20 años, en enero de 1998 en Leipzig, al sur de Berlín, comenzaron manifestaciones en la que la sociedad alemana pedía cambios al sistema, el 8 de noviembre de ese año cae el Muro de Berlín. ¿Porqué 2009 parece ser su año?

1. 20 años de la caída del Muro

2. 19 años de la Reunificación Alemana

3. Premio Príncipe de Asturias “Concordia 2009”

4. Herta Müller, quien vive en Berlín, obtiene el Nobel de Literatura

5. Reapertura del Neues Museum, en la Isla de los Museos, el cual estuvo cerrado desde 1939 a causa de la II Guerra Mundial.

Berlín es una ciudad en la que la vida tiene calidad: una tercera parte de la ciudad son áreas verdes, la vida cultural es muy amplia, salas de cines, de conciertos, eventos culturales al aire libre, bibliotecas estatales, universidades, etc. pero ello es reciente, la reunificación no fue fácil, y la desigualdad social a veces se nota todavía en sus calles, en su gente, en los negocios, pero prácticamente está desapareciendo. Y lo que antes fue símbolo de la división originada por la guerra, hoy es la imagen que todo turista quiere en su álbum digital.

(También es muestra de una buena urbanización, gobiernos de grandes ciudades como en la Ciudad de México podrían aprender mucho de Berlín: la Ciudad de México tiene más museos y atracciones turísticas que Berlín, pero su pésimo sistema de transporte, el exceso de ambulantes, la eterna infancia de sus ciudadanos y su constante deseo de gobiernos paternalistas, la hacen una ciudad poco agradable para vivir, salvo algunas islas citadinas excepcionales)

Berlín es una ciudad que, quizá como pocas europeas, mantiene por todos lados las huellas de la II Guerra Mundial. De no haber sido bombardeada seguramente sería una de la ciudades europeas más hermosas. Esas huellas se ven por doquier en su arquitectura -el arquitecto que reconstruyó el Neues Museum, dejó a propósito las huellas de las balas, las granadas y los incendios en el antiguo edificio-, pero también en su gente.  Es casi imposible reconocer en la amabilidad de los alemanes cómo fue posible que sucumbieran ante las ideas de un dictador ególatra que los llevó a la ruina de la guerra y luego a la división durante casi toda la segunda mitad del Siglo XX. Tal vez los alemanes son los que verdaderamente han comprendido en carne propia el adagio de Erasmo de Rotterdam que rezaba “La guerra es grata a los inexpertos“.  Sólo quienes no han vivido los horrores y las consecuencias de la guerra la desean provocar. Alemania es ejemplo de una sociedad que quizá no la desearía una tercera vez.

Collage 2