5 Respuestas a “Simultaneidad vs. Secuencialidad en la Ciencia Política

  1. Javier Martín Reyes

    Como bien dices la propuesta de Taagepera es interesante, pero bastante especulativa. Si bien es poco inteligente pensar que todas las variables independientes afectan a la dependiente de manera simultánea, lo cierto es que habría que probar que existen relaciones encadenadas en los fenómenos sociales. Ya veremos qué tiene que decir los seguidores de Taagepera.

    No concuerdo con que Taagepera proponga “que la ciencia política debe ser más parecida a la economía”. Todo lo contrario: los métodos estadísticos -que suponen el efecto simultáneo de las variables- provienen, precisamente, de la economía, donde la regresión lineal (con todas sus sofisticaciones) sigue dominando. La propuesta de Taagepera es completamente distinta: hay que voltear a la física y repensar la ciencia política desde ahí.

  2. El análisis de relaciones encadenadas en los fenómenos sociales es más común de lo que se piensa, se aplica sobre todo en la historia, que utiliza poco técnicas estadísticas.

    Taagepera dice que hay que mejorar esos modelos que suponen el efecto simultáneo y si, acercarse más a la física.

    En ésto último yo no concuerdo y por una poderosa razón: la ciencia política le costó y le sigue costando autonomizarse del derecho y la sociología, y ahora que casi lo ha logrado gracias al método comparado, hoy se vende la idea de que es necesario siempre, hacer regresiones y correlaciones para elaborar un buen análisis politológico, es decir, estamos ante una nueva colonización por vía del método. Más que seguir a Taagepera, se debe seguir fortaleciendo el método comparado.

    saludos

  3. Qué curioso lo que explica, mi estimado. Yo lo entendería al contrario. No consideraría los modelos causales simultáneos como parte de la tradición cuantitativista, al contrario, fuera de ella (en efecto, la simultaneidad anula la lógica de la causalidad en sentido estricto). Yo vería, además, el principio de simultaneidad como lo innovador en la actual metodología comparada, mientrás que el esquematismo de la secuencialidad procesual (por fases mentales espurias) de los modelos causales cualitativos, lo dejaría a los historiadores, sociológos y demás narradores introspectivos del case study (donde incluiría el interaccionismo de Taagepera).

    Mi ironía no pretende elogiar indirectamente algún tipo oscuro de cuantitativismo “radical”, atención, mis estimados. Porque, en efecto: ¿de qué simultaneidad hablamos? No de la misma que expone, mi estimado amigo. La primera gran diferencia está en el hecho que los modelos cuantitativistas tradicionales basados en la correlaciones o regresiones (lineares no-lineares o multiples que sean, es lo mismo), no son realmente simultáneos en el principio de causalidad que siguen (tal vez en la cabeza del investigador). Estos modelos tradicionales, aún en boga, son básicamente adictivos: se busca una hipotética relación causal x->y según el principio del ceteris paribus (control y connstancia de las demas variables independientes). No hay, pues, simultaneidad de las independientes sobre la dependiente en sentido estricto, sino adición controlada de cada una de ellas con el control de constancia sobre la otras (sin considerar todas la taras que arrastran estos modelos: outliers, multicolinearidad, etc). En qué manera sea un “impacto simultáneo” la lógica causal de este modelo, es para mí un misterio.

    La secuencialidad (interactiva-“encadenada”, socio-culturológica o ideográfica que sea) no resuelve el problema. Traduce, más bien, las taras del cuantitativismo en términos cualitativos, es decir, logocéntricos-descriptivos (la “historia”, la “cultura”), en el peor de los casos, en términos deterministas old style (la espuria “estructura” marxista, el funcionalismo pre-Luhmann), o neo-marxistas (el “discurso”, la “ideologìa”, el análisis (renegado) del “poder” por “deconstruir” y demás manierismos franceses).

    La secuencialidad que entiendo yo es poli-contextural desde el punto de vista lógico (G.Günther) y configuracional desde el punto de vista del método (no causal-relacional). Toma lo rescatable del medodo del “impacto simultáneo” (la heurística inicial) y del método histórico-secuencial (la hermenéutica clásica y la fenomenología). Dicho en otras palabras, no abandona el algorítmo matemático (lo usa serenamente sin onanismos), tampoco rechaza la hermenéutica histórica clásica (la purga completamente de comunistas :-). En este modelo policontextural-configuracional, no se trata, pues, de afirmar o negar una completa simultaneidad, porque es simplemente imposible, ya que anularía al observador mismo. Sin embargo, tampoco se trata de asumir ociosamente, como “solución”, una secuencialidad-procesual, porque impone al evento lo que el observador le place, permitiéndole mantenerse en el horizonte temporal de su esquematismo secuencial como un perfecto y soberano parásito.

  4. Estimado Geviert

    tu comentario da para una conferencia, jeje. Y desafortunadamente con la tesis tengo poco tiempo, pero…:

    1. Al contrario que tu, si considero los modelos de impacto simultáneo propio de los cuantitativistas (en las ciencias sociales) y quizá fue innovador, pero tiene muchas limitantes.

    2. La (no)existencia del case study ya ha sido muy bien analizada entre otros por el Prof. Bartolini, del IUE. Es ilógico que un “caso” no tenga propiedades, y éstas se comparan en el tiempo, lo que significa que si A en tiempo t, y lo comparo con A en tiempo t1 entonces, el case study no existe, estoy comparando dos casos. Pero bueno, esa es otra discusión.

    3. Lo de la adición controlada en efecto, coincido con el argumento. El problema es: que no se aplica!!! es decir, deberían los estudios hacer ello, pero en realidad no se hace, por el simple hecho que la academia se ha autoimpuesto modelos que todos quieren seguir a pie juntillas. Ojalá el análisis implicara la adición, pero lo que se hace es precisamente lo que Taggepera critica.

    4. La causalidad es un misterio y para algunos como Wittgenstein es un mito, yo soy mas de la idea, efectivamente del contexto, pero sobre todo de las condiciones y los efectos sobre las variables (eso no es causalidad).

    Como en otras ciencias sociales, lo más elemental y trascendente se ha descubierto sin la verborrea cuantitativa. Una ciencia no es más o es menos de acuerdo al uso o no de métodos cuantitativos, sino del poder explicativo de sus descubrimientos y descripciones, y para ello basta con utilizar bien la lógica, que de ella se han olvidado muchísimos.

    5. Por último, yo abogo por unas ciencias sociales de lenguaje claro, pero me hiciste reir sanamente con tus analogías semánticas.

    Saludos

  5. Desde mi punto de vista, uno de los grandes desafíos de la ciencia política es hacer frente al mínimo acuerdo que existe respecto al significado de los conceptos que se pretenden estudiar. Como es posible que no pueda preguntar a un politólogo en cualquier parte del mundo que es la democracia y que este me de una definición clara, concisa y que concuerdo con la de toda la comunidad académica.

    Si a un matemático se le pregunta que es un espacio euclídeo o a un físico que es la gravedad, contestaran sin problema. Sin embargo, los científicos sociales, no solo politólogos o economistas no son capaces de ponerse de acuerdo, ya que sino no se seguirían publicando libros dando nuevas definiciones de que la democracia, que es un partido político, etc.
    En mi opinión, es necesario actuar al igual que los físicos por convención, es decir, llegar todos a un acuerdo de que es un determinado concepto y aplicarlo y evitar seguir así siempre con lo mismo.

    Yo tengo que decir que soy claramente cuantitativo, ahora mismo en mi trabajo de fin de carrera, estoy empleando análisis econométrico con modelos lineales y no lineales, MCO, 2SLS, Logit, el Teorema de Gauss-Markov, etc. Por ello, creo (siempre desde un punto de vista personal que no tiene por que ser el acertado), que el futuro no de la ciencia política sino de toda la ciencia social, se encuentra en la física, en concreto en los modernos campos de estudio de la Econofísica y la Sociofísica, basados ambos en la mecánica estadística, el comportamiento de los gases, sistemas complejos, dinámica no lineal, teoría del caos, para predecir y pode explicar fenómenos sociales, políticos y económicos.

    En la actualidad los científicos sociales son capaces de explicar o predecir más bien poco. Como puede ser que con toda la moderna teoría económica, la probabilidad de que ocurra una crisis económica mundial como la que se origino en 2007, tenga 1 posibilidad entre 1.000 millones de tener lugar. Esto indica que algo falla, y lo que falla no son las matemáticas o su aplicación a la teoría social, sino la teoría social en sí misma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s