Archivo mensual: junio 2011

El “renacimiento” del Paradigma de la Transición y el Fin de la Tercera Ola (?)

Los recientes movimientos sociales en el mundo árabe y África Norte al parecer están empujando hacia ciertos procesos de transición. Aunque es muy temprano afirmar que sean hacia la democracia,  sí están marcando el fin de ciertos regímenes.  Con éstos procesos, se cerraría la llamada Tercera Ola de cambios políticos iniciada en la década de los años 70’s con la democratización de España, Portugal y Grecia, seguidos por el fin de las dictaduras en Latinoamérica, la desintegración de la URSS y los procesos de cambio político en Europa del Este.

En 2002, Thomas Carothers criticó el llamado “Paradigma de la Transición” acuñado por Philippe Schmitter y Guillermo O’Donnell principalmente, y con la colaboración de Laurence Whitehead en Transition’s from Authoritarian Rule (Baltimore, 1986). Carothers (2002), en su artículo, The end of the Transition Paradigm también le levantó su acta de defunción: dicho paradigma asumía que toda transición implicaba un proceso hacia la democracia (p. 6) lo que generaba ciertas expectativas que influyeron la ayuda internacional hacia los países en “proceso de democratización”. No cabe aquí resumir el artículo, muy rico en sus críticas, pero si remarcar la principal: no todos los países que ingresan a un proceso de transición se consolidan como democracias.

O’Donnell lo dejó muy claro en su interesante réplica a Carothers. In a partial defense of an evanescent “paradigm” (Journal of Democracy, 2002) argumenta que él y sus colegas nunca afirmaron que un proceso de transición implicara forzosamente e inevitablemente un proceso de democratización. Tan es así que el mismo O’Donnell acuñó pocos años después esa expresión de Democracias Delegativas, aplicable a algunos casos de “fallida democratización” y sólo para algunos países de América Latina.

Pero en algo que Carothers si tiene razón, es en el esquema de fases (stages) que propusieron los autores en su libro: primero la apertura (opening), segundo el colapso (breakthrougth) y finalmente la consolidación. En cada una de estas fases se presentan algunos procesos que llevarían a la democracia: nueva constitución, elecciones limpias, etc. Es obvio que en algunos países sucedió esto, pero en otros sólo uno o quizá dos fases estuvieron presentes. De allí la critica de Carothers.

Las diversas olas de cambio en el mundo árabe que se han presentado en el 2011 han llevado a muchos “analistas”, influidos sobre todo por los medios de comunicación y periodistas que buscan la nota, a afirmar que son procesos de democratización. ¿Es factible afirmarlo? No. Por supuesto que no. Quizá en algunos casos se ha presentado la “apertura” pero no sabemos si seguirá realmente el colapso y se ve muy lejos la consolidación.

Túnez. Apertura a Medias. En éste pequeño país fue dónde empezó todo a partir de la inmolación de un desempleado. Sin embargo, el poder quedó en manos de la mano derecha de Ben Ali, Mohamed Ghanuchi. Algunas pautas de apertura son el reemplazo de la vieja guardia en el poder y la desaparición de la agencia que censuraba las comunicaciones que criticaban al régimen. La novedad fue el uso masivo de las redes sociales. ¿Es que Facebook puede reemplazar una espada?

Egipto. Apertura a Medias: se fue Hosni Mubarak, pero ni se le ha juzgado ni se han puesto en marcha reformas políticas.

Libia. Intentos de apertura reprimidos con violencia extrema. Muamar el Gadafi difícilmente dejará el poder. La pregunta es, si los rebeldes opositores lograran derrocarlo ¿Quien asumirá el poder en un país dónde la idea de democracia es inexistente? Otro Gadafi, seguramente.

Siria. Una oligarquía muy cohesionada en torno a Bachar El Asad que ha reprimido todo intento de protesta, llegando al extremo de atacar civiles durante los funerales de los activistas.

Argelia. Las revueltas más numerosas de toda la zona no han hecho mella en el poder de Buteflika, quien a lo mucho a aceptado reformar la Constitución, eso sí, siempre que las reformas pasen antes por sus manos. Hay más posibilidades de que en éste país se transite realmente a la democracia por la simple razón de que existe una oposición bien organizada, cosa que es difícil observar en los otros casos.

Existen por supuesto otros casos. Lo importante será observar hacia dónde se dirigen estos procesos. Lo que abre una serie de preguntas ¿Es la democracia un valor universal? ¿Todas las sociedades están abiertas a éste tipo de gobierno? Tal vez no. Resulta interesante ver cómo aquellos regímenes que surgieron de la  disolución de la ex Unión Soviética hoy son más que democracias, regímenes neo-autoritarios incluyendo a la misma Rusia, una versión de los llamados regímenes híbridos. Es probable que las revueltas del Magreb conlleven a éste tipo de regímenes. Pero quizá también sea cierto que por muy poco democráticos que sean, pueden ser mejores sistemas de gobierno que los que ahora imperan en la zona.

Anuncios