Por qué (No) Publicar en “Editorial Académica Española”

“La práctica de la ciencia premia de manera excepcional la honradez.
Es característico de la ciencia que cualquier
falta de honestidad conduce inmediatamente al desastre.”

B. F. Skinner (1953-1981) *

La masificación de las publicaciones que promueve la Editorial Académica Española puede convertirse en una bomba de tiempo, pues banaliza la labor editorial al no existir ningún filtro para publicar y conduce a llenar la biblioteca virtual de internet de basura académica sepultando los buenos y malos trabajos bajo un mismo sello. Incluso algunas universidades han empezado a recomendar no hacerlo. Pero para algunos  es quizá la única oportunidad que tienen muchos egresados de los posgrados de publicar, o al menos contar con un ejemplar de su tesis impreso y la posibilidad de que ésta sea comprada por algún interesado en el tema, aunque a un precio extremadamente alto, si consideramos que muchas Universidades han decidido subir a internet las tesis. Los argumentos que presento a continuación deben conducir a los protoautores  a preguntarse cuando les llegue ese famoso correo electrónico o se vean tentados a escribirles a los de EAE: “Hice una buena tesis, ¿Prefiero subirla a internet y que se cite como tal, como una tesis; o prefiero editarla y “publicarla” con EAE -o cualquiera de sus contrapartes- so pena de que quizá nadie me cite o me tome en serio?”

El Contexto

Como seguramente ya le pasó a muchos, la Editorial Académica Española envía mensajes de correo electrónico a  (prácticamente) todos aquellos que han terminado un trabajo de Maestría o Doctorado. Resultaría interesante saber cómo la EAE sabe el título de los trabajos. Se puede deducir  fácilmente lo que hay tras las magníficas ofertas:  una estrategia bien diseñada abusando de la necesidad de quién necesita trabajo.

La EAE contrata a “editores” (si acaso así se les puede llamar a quienes su trabajo es buscar tesis en los catálogos de las bibliotecas y buscar el correo electrónico de los autores) a quienes les paga dependiendo del número de textos que logren que se publiquen bajo ese sello. Los “editores” se dedican a enviar correos electrónicos y a asesorar al “autor” en cómo utilizar la plataforma para publicar. El “autor” hace todo, el texto no pasa por corrector de estilo, ni de ortografía, no tiene diseño interno, todo depende del propio autor. No sólo se puede esperar el famosos correo electrónico de un “prestigiado editor de la EAE” también la misma editorial puede ser contactada por algún interesado directamente. La lógica es la misma. La EAE tiene una serie de acuerdos para que los libros que “publica” se vendan en los portales más útiles para comprarlos, sobre todo en  Amazon.com. Los libros en sí mismos no se imprimen de la forma tradicional, se utiliza el novedoso y ecológico sistema de print on demand. El autor al subirlo en internet a través de ese sistema obtiene un ejemplar de su “obra”, quienes deseen comprarla deberán pagar un precio muy elevado. Si el autor desea tener más ejemplares, puede hacer un pedido especial en el cual se le ofrece cierto descuento dependiendo el volumen.

Qué es EAE

Editorial Académica Española es la filial para lengua Castellana de LAP LAMBERT Academic Publishing GmbH & Co. KG. Hay otras que no se sabe exactamente si pertenecen al mismo grupo, tales como Éditions universitaires européennesVDM Verlag Dr. Mueller, entre muchísimas otras, no son claros sus vínculos pero la lógica de estas empresas editoriales es la misma. Quienes escriben en otras lenguas ya se están ocupando de este tema, incluso a los diversos correos electrónicos inicialmente se creían que era correos no deseados (spam), ahora los famosos correos electrónicos de estas casas editoriales  y en todos los idiomas posibles se les denominan precisamente así: Spam académico.

Los beneficios para los autores

La vida académica y la ciencia tienen reglas muy claras, son exigentes y los errores que se cometan tarde o temprano pesan. Como todo, dependen muchos factores. Existen buenos profesores que nunca han publicado, existen malos profesores con muchas publicaciones, pero unos y otros afortunadamente no son mayoría -espero-. Como sea, publicar en y para la academia es muy diferente a publicar para un diario o publicar un libro con meras opiniones. Una publicación académica puede tener un público mucho más reducido que una de difusión o una novela, etc., pero así es la ciencia, elitista. Y así se desarrolla, entre pequeñas élites, la ciencia no es de masas ni mucho menos es democrática. El conocimiento si puede y debe ser abierto y debe incluso llegar a las masas, pero su desarrollo es otra cosa.

Publicar un artículo académico es a veces sumamente complicado. Dejando afuera aquellas publicaciones que son patrimonio de pequeñas mafias académicas (las autopublicaciones, o aquellos editores que sesgan la publicación), un buen artículo debe pasar por el editor, una evaluación de al menos uno o dos dictaminadores, y luego una revisión general. Un libro lleva más o menos la misma lógica, aunque a veces solo pasa por el editor. Pero regularmente el borrador ya ha sido revisado por colegas el área, los resultados han sido presentados en congresos, o incluso algunas partes han sido publicadas como artículos.

Un recién egresado de Maestría o Doctorado está -y debiera- familiarizado con la complejidad de publicar. Aunque no se trata de algo imposible. De hecho, como ha señalado Wendy Lara Belcher, las revistas académicas necesitan más de los autores que los autores de ellas. Sólo hay que ser serios y seguir las normas más elementales de investigación y redacción. Publicar lleva tiempo, pero no es imposible.

Uno de los grandes problemas de las Universidades, sobre todo las públicas, es que publican, y muchas publican buenos libros, pero no saben distribuir los textos. Y es común encontrar sus bodegas repletas de libros que solo vieron la luz algunos ejemplares. Muchos buenos autores se sienten desanimados cuando ven sus libros ya no en las librerías de viejo -eso significa que al menos alguien lo tuvo en sus manos- sino en las bodegas. Y los agentes literarios -de las buenas editoriales- se cotizan cada vez más -precisamente ellos saben lo que implica la existencia de algo como la EAE- y acercarse a ellos se complica.

De allí que el único beneficio que se puede extraer de publicar en la EAE es la difusión. Conviene si el trabajo personalmente se considera que es bueno pero no tanto como para someterlo a una dictaminación, si ya nos aburrió la temática, si sólo se elaboró para obtener el grado -así, literalmente-, o sí de plano se ha tenido muy mala suerte y no se han aceptado los artículos derivados de éste. Conviene si quizá la meta del autor no es ser académico, ni dedicarse a la investigación. Publicar en EAE sirve para el Currículo, como dijera Gabriel Zaid en relación al crecimiento de publicaciones que nadie leerá.

Porqué no es conveniente publicar en EAE

Inicialmente porque los derechos de autor pasan a la Editorial, la cual -repito algo que se dice en otros sitios- su único mérito es haber contactado al autor. Si la tesis o el trabajo de investigación fue financiado por algún organismo público, eso no importa, la EAE legalmente asume los derechos.

Ahora bien, si el objetivo del autor es dedicarse a la academia y la investigación, publicar en EAE debe ser producto de un fundamentado razonamiento. Tarde o temprano haber publicado en ese tipo de editoriales va a pesar. Y no porque la lógica de la difusión sea mala. Muy buenos trabajos quedarán sepultados en una masa de malos trabajos. La lógica de la academia tarde o temprano decidirá en qué medida tomar en serio esos trabajos. No porque sean accesibles al público -todas las buenas revistas académicas arbitradas e indexadas están en línea y de manera gratuita- sino porque no hay ningún filtro serio. La EAE y similares están banalizando el trabajo editorial.

En México por ejemplo, los académicos que desean ingresar al Sistema Nacional de Investigadores, un programa quizá único en el contexto latinoamericano que valora -no obstante sus sesgos y las críticas que existen- la calidad de quien investiga, están presionados porque se les exige publicar. Pero ¿que pasará cuando todos de repente presenten en sus informes libros publicados en EAE? Seguro habrá una revisión de este sistema y no serán considerados.

Publicar en EAE no es tan grave como obtener un título de la Pacific Western University, u otras seudo-universidades, pero sí puede a la llegar a pesar, resumo algunos porqués de la no conveniencia:

a) No hay ningún filtro serio en el proceso editorial

b) Un buen trabajo quedará sepultado entre tantos malos trabajos

c) El autor seguramente nunca verá ganancias de su obra, y habrá ganado a la larga desprestigio

d) Es la salida fácil a la dificultad de publicar, pero no es la mejor.

Malo para la academia y la investigación, bueno para la difusión

Muchas buenas tesis de maestría y doctorado se quedan en las bibliotecas sin que nadie las lea. Tomemos en cuenta que en muchas universidades, sobre todo de origen latino (francesas, españolas, portuguesas y latinoamericanas) existe una práctica -que afortunadamente empieza a desaparecer- de que esas tesis no pueden ser consultadas. Además de que a diferencia de las universidades sajonas, sus horarios son pésimos, no abren en las tardes, pedir un libro es como pedirles dinero (los bibliotecarios creen que nos hacen un favor), y por lo general se tienen que llenar cierta documentación. La internet ha llevado a que muchas universidades suban a sus páginas las tesis, y éstas puedan ser consultadas, si luego son plagiadas ya es otra cosa, las mismas nuevas tecnologías nos ayudan hoy a saber cuando alguien ha plagiado algo de internet.

Por ello la EAE y todas aquellas otras editoriales similares están aprovechando esta lógica para poner al alcance esos trabajos que bajo otras circunstancias no verían la luz, y si acaso llega a suceder, que los autores obtengan cierta ganancia (aunque ahora nadie me ha comentado de éstas).

El problema es que la difusión de los avances de la ciencia no pueden -repito- banalizarse y perder seriedad. Si EAE y compañia tuvieran un equipo que decide que trabajos son publicados y cuáles no, si los requisitos fueran serios y transparentes, quizá esta buena idea mal implementada tendría a la larga mejores resultados.

Pero de seguir así, de pronto el ciberespacio librero estará lleno de chatarra académica, muchos libros que nadie compra, que nadie lee, pero que que si tienen ISSN.

Nada nuevo bajo el sol

Finalmente, habrá que decir que el problema de los “demasiados libros” -citando a Zaid- no es nuevo. En una obra muy interesante y de agradable lectura “Libros, editores y público en el Mundo Antiguo” de Guglielmo Cavallo cita un epigrama de Ausonio en el siglo IV (!!) que bien cabe en el mundo actual, dónde la internet es una biblioteca enorme, pero no por ello nos hace mas sabios:

Has comprado libros y llenado los estantes, Filomuso: ¿crees que ya estás educado gracias a ellos, que eres culto ya? Si hoy te compras cuerdas, lira y plectro, ¿crees de verdad que mañana te pertenecerá el reino de la música?

La Editorial Académica Española está llenado los estantes virtuales de libros, pero no es una sana labor. Pero este problema, que desde la antigüedad ya se había observado, la misma lógica de la edición y los libros tarde o temprano logra ser expulsada. Los demasiados libros no son un problema, por ello siempre se recomienda leer a los clásicos, el problema es la demasiada ignorancia.

¿Cuántos libros de los que publica la EAE merecerán ser leídos? Entre tantos que supuestamente publica, no se puede ni se podrá saber a ciencia cierta. Y éste es el gran problema. Posiblemente algo que podría ser un clásico si el autor hubiera esperado una mejor oportunidad, terminará siendo un librillo mas sepultado en esa masa virtual de seudolibros.

[Aquí una crítica mas: Acerca de una modalidad editorial espuria]

La Crítica Cómoda: a propósito de los 60 años de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM

La UNAM es un crisol donde conviven más vicios que virtudes. Quien o quienes sobresalen en esa Universidad  (académicos y estudiantes) lo hacen por su esfuerzo personal y no por el esfuerzo de la comunidad. Pero los discursos que en los últimos años han proliferado por parte de sus autoridades (entiéndanse Rectores y Directores) hacen creer a varios sectores de la sociedad que la UNAM es un lugar de libertad e igualdad, que los logros científicos son gracias a la institución, cuando en realidad son gracias a algunas personas que “aguantan” a la institución. Allí si se consuma el dicho: dime de que presumes y te diré de que careces.

Conviene parafrasear las palabras de Guillermo Scheridan: la crítica al interior de la UNAM no puede ejercerse sin arriesgarse a irritar a colegas o afectar intereses, pues en México se entiende que el que se mete con la familia no es buen juez o es un suicida. En la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) de dicha universidad, se forma parte de la conciencia crítica de la sociedad mexicana, y en efecto, es un lugar dónde una de las primeras cosas que uno aprende es a criticar a los autores que se leen como un primer paso para criticar a los sistemas económicos, políticos y sociales en toda su amplitud. Las discusiones en sus aulas son espacios dónde se pueden expresar opiniones sin cortapisas, y los profesores son uno más, y casi nunca son por sí mismos, el centro de atención. Pero es también la Facultad dónde quizá lo que más falta es la autocrítica. Es un vicio que se ha reforzado por su ausencia.

En el año 2011 la “gloriosa” Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM cumplió 60 años. De su historia, fines, logros, personalidades que han egresado de sus aulas, etc. se ha escrito mucho, pero de la falta de autocrítica que adolece nada o casi nada. Hace algunos meses algunos alumnos pintaron en el pavimento a la entrada de esta facultad “cuna del científico social”. Es factible preguntarse ¿Es posible formar científicos sociales sin autocrítica? Si. La FCPyS lo hace.

Quizá pueda considerarse trivial, pero sus instalaciones son un reflejo de cómo se entiende la sociedad en esa facultad, más aún, cómo se estudia y entiende lo público sin hacer nada por lo público ni respetarlo. La FCPyS está alejada del centro de la UNAM, aislada. Se encuentra  en la periferia de la Ciudad Universitaria, patrimonio de la humanidad. Sus edificios no tienen diseño, son una masa de cemento en medio de un terreno, con huecos que sirven de aulas. Pero tenía hasta hace unos años un espacio de convivencia, dónde lo público se hacía público. Una especie de ágora, pequeña, pero al fin ágora. Esa pequeña plaza servía de centro de discusión, de radicales y moderados. Allí se debatió el cierre o no de la Universidad a mediados de 1999, cuando estalló la peor huelga que ha sufrido la UNAM, la peor porque no se consiguió nada. Pero el espacio existía. Hoy es un mercado. Y no es una metáfora. La FCPyS no se distingue de un mercado de ‘fritangas’ o de esos mercados de comida que se encuentran en algunos centros como en Coyoacán o Tlalpan en el Distrito Federal. Sólo se alcanza a percibir que es una facultad porque se pueden ver a personas con libros y cuadernos, con su lap top o su mochila al hombro, son alumnos y profesores, pero la plaza ya no es esa ágora, es un mercado. Hasta los ‘intelectuales’ tienen necesidades fisiológicas. No son seres que por tener suponer tener una capacidad de pensamiento superior al común de las personas dejen de tener esas necesidades naturales. Ir a uno de los baños de la FCPyS es penoso. Año con año mejorarlos es una demanda de los estudiantes y una promesa que se cumple a medias. Cuando se cumple, esos estudiantes, los futuros científicos sociales comprometidos, con la labor de proponer políticas para resolver los problemas del país, se encargan de arruinar su propio espacio y su propias instalaciones.

Un estudiante de la FCPyS sabe que debe tomar entre 4 y 6 materias por semestre dependiendo de la carrera que estudie. Poco a poco se va acostumbrado que de esos 4 o 6 profesores sólo uno o dos son muy buenos en su área. Quizá algunos de ellos vaya a dar clases la mitad del semestre, porque un gran número de las “vacas sagradas” de las que se enorgullece la facultad sólo se paran en el aula al inicio y si bien les va a los alumnos, al final del curso. Mucho trabajo se deja a los profesores adjuntos, muchos de ellos son alumnos destacados de los últimos semestres de las licenciaturas o algunos del posgrado. Pero en realidad son pocos. La mayoría solo quiere ser adjunto por “el contacto”, para el curriculum, o porque necesita solventar de esa manera el requisito del servicio social sin el cual no puede titularse. Es entonces que el alumno de la gloriosa FCPyS debe aguantar su ignorancia y prepotencia, una especie de patente de corso que el profesor de la materia le otorga para que haga y deshaga en el aula. Y no existe ningún control sobre ello.

Y como sucede en otras universidades, en la UNAM es muy complicado si no inútil criticar a la izquierda mexicana, y en específico a sus Mesías. Más aún, de las filas de la UNAM surgen los “intelectuales orgánicos” que alimentan la ideología -no las ideas, no es lo mismo- de la izquierda. Entonces se hace difícil criticar, esa actividad tan cacareada pero poco santificada en esa Facultad. Pero sería equivocado decir que sólo sucede allí.

La falta de autocrítica es un virus que impera en todas las Universidades Mexicanas, y espero que no en todas las latinoamericanas. En estados de la república conservadores y con electorados tendientes a votar por la derecha, también se busca censurar, acallar y detener la crítica a los partidos de derecha, a la iglesia y al conservadurismo. Ya no digamos en aquellos estados dónde el PRI es mayoría, allí ha renacido la simbiosis con dicho partido, que al igual que en la UNAM, busca a sus ideólogos sin ideas (sí, y no es un error conceptual).

La ausencia de autocrítica es funcional a las actuales reformas al sistema universitario mexicano. El actual gobierno federal en manos del PAN ha preferido subsidiar a las Universidades Privadas en detrimento de las públicas. Y la falta de autocrítica, o más bien, el ejercicio de la crítica cómoda que se practica en las universidades públicas ha hecho pasar esta política de impacto negativo sin ninguna que se levante y haga presión. Eso sí, en algunos años nos estaremos quejando, pero será ya demasiado tarde.

Nota: Me negaba a creerlo. Hace algunos años me comentaron unos colegas que en los años 90’s, en el Centro de Investigación y Docencia Económicas A.C. (CIDE) con la llegada de un famoso y distinguido académico como Director, se inició un proceso de “des-ideologización” de este Centro de investigación. Las vías fueron dos.La primera, reemplazar a la planta de profesores (muchos venían de Argentina y Uruguay, eran sociólogos o economistas) por nuevos perfiles con Doctorado, principalmente en universidades anglosajonas; esta vía es “normal”, si se quiere decir. Pero la segunda es escandalosa, y me negaba a creerlo hasta ahora que he conocido a más egresados de esos años que me lo confirman: se llevó a cabo una “limpia” de la biblioteca, los libros de marxismo y las teorías de la dependencia fueron destruidos o desechados para dejar espacio a nuevos textos más “actuales”. Algunos han exagerando comentando que los destruyeron e incluso se dice que los quemaron. Lo interesante es encontrar que en el CIDE, un centro elitista y meritocrático, que se ha aislado de las lógicas de las universidades medias y grandes que muchas veces inhiben la innovación, para precisamente dedicarse a hacer ciencia, se lleven a cabo prácticas no científicas parecidas a las de la Santa Inquisición. Si es chisme, se ha hecho grande y allí queda. Si es verdad, debe ser una vergüenza.

Gestión Electoral Comparada y Confianza en las Elecciones en América Latina

Como autor de éste blog me disculpo con mis ocasionales lectores por no haber publicado casi ningún post en los últimos meses. Cuestiones del mundo académico me han absorbido gratamente el tiempo. Comparto mi primer libro, ganador del Segundo Lugar del Premio del Instituto Nacional de Administración Pública en México. Se puede comprar en la librería del INAP (www.inap.org.mx).

‎”Gestión Electoral Comparada y Confianza en las Elecciones en América Latina“, México, INAP, 2011. 285 pp. Prólogo de Gianfranco Pasquino, Presentación de José R. Castelazo. Portada diseñada por Rosalba Pérez Cravioto

Imagen

Los números de 2011

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un reporte para el año 2011 de este blog.

Aqui es un extracto

La sala de conciertos de la Ópera de Sydney contiene 2.700 personas. Este blog fue visto cerca de 11.000 veces en 2011. Si fuese un concierto en la Ópera, se necesitarían alrededor de 4 actuaciones agotadas para que toda esa gente lo viera.

Haz click para ver el reporte completo.

Alan Sokal o en defensa de la Ciencia

 

 

En la actualidad existe la moda por un lado de relativizar toda ciencia, aunque más bien es una postura ignorante o quizá, haya que reconocer que ni aún con el conocimiento acumulado, los científicos nunca se darán cuenta ni reconocerán que una ciencia entra en constante crisis y ello la lleva a revitalizarse. Por otro lado están los que no aceptan ni un ápice de desvío de las modas metodológicas. En la Ciencia Política actual están los amantes de los métodos cuantitativos, que más que métodos, son técnicas, el problema no es ese enamoramiento, el problema es que quieran explicarlo todo con correlaciones, cuando algunas veces basta con una simple gráfica descriptiva.  Se podría abundar en ese tema, pero dejo esta entrevista a Alan Sokal de apenas hace unos años, donde hay varias de afirmaciones que no caducan. Su último libro, “Más allá de las imposturas intelectuales” debería ser leído por todo aquel que desea ser un buen científico social más allá de ser un buen seguidor de modas.

Entrevista a Alan Sokal