Archivo mensual: mayo 2009

La (im)posible Democracia Digital

¿Cual es el Destino de la Democracia? 

Para L. Morlino, no se puede saber. Lo que si podemos saber, afirma, es que actualmente se están presentado o conformando regímenes que pensábamos estaban o habían transitado a la democracia: son los regímenes híbridos. Éstos contienen elementos democráticos (elecciones regulares, sobre todo) y autoritarios (concentración del poder en una sola persona, deficiente control de los políticos, etc.).  Otro problema de la democracia actual es el debilitamiento del voto retrospectivo, el cual permite evaluar los gobiernos. Hoy estamos ante la fuerte presencia del voto prospectivo, que se basa sólo en expectativas, hay que preguntarse que tan efectivo puede ser un gobernante que llega al poder con sólo con una lista de expectativas. ” Pero si me preguntan cual és el destino de la democracia -dice Morlino-, no lo sé”.

“Si yo fuera furbo como Morlino, también respondería que sobre el destino de la democracia, no se. Pero como no soy Morlino,  creo que si puedo decir algo”. Palabras de Giovanni Sartori, star de la politología -llamado así en el diario Il Mattino-, para quien la democracia actual pudiera estar en riesgo. “Hoy por hoy es insustituible y ello porque no existe ningún principio de legitimidad que pueda sustituir el principio de representación democrática como si lo había, por ejemplo, en los años 30 en Europa”. La democracia no es exportable -dice Sartori- (¿que dirán los democracy-promoters de IDEA?), la democracia se elige. Por ello no nos debemos sorprender de los fracasos de EUA en Afganistán e Irak, solo por mencionar.

Sartori en NISA“La única democracia practicable es la democracia representativa”. Y no nos debemos equivocar, la representación tiene un origen bien definido: los representantes representan -valga la redundancia- a la nación, no a los electores. “Y esto es así porque creer que los representantes representan a los electores es volver a la idea de representación medieval, dónde en las asambleas los representantes hablaban en nombre de los señores feudales o de las corporaciones”. Los franceses inventaron precisamente la idea de representación del pueblo, o de la nación, esa idea que es una ilusión, una idea, una figuración -porque nadie puede identificar al pueblo o a la nación, pero se sabe que existen- y que se contrapone a la idea de representar a alguien, es decir, a una parte, como sucedía en el medievo.

“¿Más demos es más democracia?”  No, la democracia representativa se basa en que los electores eligen a una élite. Los electores deben saber a quien eligen, y las élites algo deben saber. “Escribí un libro que no es citado en el mundo académico de la politología porque no lo toman en serio. Sí, es un panfleto, Homovidens, no es un libro politológico, pero da pié a muchas reflexiones”. La democracia está en grave peligro, porque el Homovidens es el que actualmente elige, y ¿sobre qué elige?. Lo que no se ve en la TV no existe. ¿Cómo se puede ver la justicia en la TV? ¿Es posible identificar la igualdad en un programa de TV?. Por ello los electores, el demos, hoy está siendo manipulado por las imágenes y una imagen no permite evaluar los porqués de ella.

“No obstante, la democracia puede funcionar, y ésta es la democracia representativa, la liberal, que se basa en principios, y es un sistema ético-politico, es la Demo-protección; no la autogestión o el Demo-poder, esto sería una degeneración,  y la historia nos ha mostrado su fracaso.”

No hay espacio para preguntas y respuestas, todos se levantan. Me acerco y le digo: “Profesor Sartori. Si, efectivamente usted ha basado sus ideas en la fuerte influencia de la  TV, ¿Pero que decir de la Internet? ¿Es posible la Democracia Digital como algunos teorizan o la desean?” Y Sartori me responde “La democracia es mucho mas que chatear”.

(Obviamente me dijo mas…) 

Coloquio “El Destino de la Democracia. Relativismo y Universalización”, Castell dell’Ovo, Nápoles, 21-23-mayo.

Anuncios

La transición eterna

Soledad Loaeza: Entre Lo Posible y lo Probable

Si el PRI gobernó durante 71 años, de 1929 a 2000, y si tomamos como origen de la transición 1968, entonces estuvo 32 años en transición!. ¿Es esto lógico? (me pregunto)

Entre lo posible y lo probable

Entre lo posible y lo probable

Los estudios sobre las transición a la democracia u otros regímenes han tenido diversas olas de auge dependiendo los eventos históricos que se han presentado: los procesos de descolonización en Africa en los años 60’s , los “quiebres de las democracias” en America Latina y las transiciones en Grecia, Portugal y España en los años 70’s y principios de los 80’s, luego las democratizaciones en AL en los ochenta y noventa, así como aquellas nuevas democracias que surguieron en Europa del Este después de la caída del Muro de Berlín.

Existen diversas definiciones de transición, pero todas coinciden mas o menos con aquella de T. Karl y P. Schmitter: “el paso de un régimen a otro”. Tambien se coincide en que una transición es coyuntural, y por lo tanto, dura poco. Lo que sigue es ya otra cosa, la consolidación o no de un régimen. Una transición tiene momentos clave que identifican el antes y el después: la caida del Muro a la reunificación de las dos Alemanias; en España, los acuerdos de Moncloa a las primeras elecciones; en Argentina, la salida de los militares a la elección del primer presidente civil, y así en otros casos.

En México ¿Cuando empezó la transición? ¿Cuando terminó? Sobre ésta última pregunta, no hay duda: una vez que pierde el PRI en el año 200o la presidencia después de haber gobernando por 71 años de forma ininterrumpida.

El problema es identificar el antes, es decir, el momento de inicio de la ruptura. El caso es dificil porque el PRI no era una dictadura. Aunque Vargas Llosa, con la libertad que se puede dar un literato, haya llamado al régimen del PRI como la “Dictadura Perfecta”, ello no es así. Un politólogo por lo menos tendría que forzar la masa de argumentos que contradicen dicha definición antes de aceptarla. Era un autoritarismo civil, sin duda.

Para la profesora de El Colegio de México, Soledad Loeza, los origenes de la “transición” en México, están en 1968.

Aceptar este argumento, así como criticarlo, no es fácil. La autora da buenas razones para suponer que las movilizaciones que dieron origen al 68 mexicano tuvieron un impacto en los procesos políticos posteriores de las décadas subsecuentes. No obstante, todavía quedan dudas:

Si el PRI gobernó durante 71 años, de 1929 a 2000, y si tomamos como origen de la transición 1968, entonces estuvo 32 años en transición!. ¿Es factible afirmar que un sistema es tuvo más de una tercera parte de su existencia en transición? (Otro que asume que México tuvo un proceso de transición de ésta naturaleza, es César Cansino en La Transición Méxicana, 1977-2000)

El problema de este argumento es la temporalidad. La autora parece estar más de acuerdo, en su capítulo “La crisis electoral del 6 de julio de 1988”, que fué precisamente éste año, y no el 68 el inicio de la transición. Sin embargo no lo hace explícito, y por lo tanto, en esta perpectiva, se distorsiona la idea de ‘transición’ en México. Más aún, algunos han seguido esta idea mal entendida.

Ya en el Capítulo “Transición por transición” la autora ofrece una definición que desafortundamente sólo se aplica al caso que ella estudia (México) porque dificilmente podría ser una definición que viaje a otros contextos, en el sentido sartoriano del término:  “El paso de un régimen de partido hegemónico a uno pluripartidista”.

Esta definición también es problemática: ¿Cuantas transiciones en el mundo han tenido esta característica? Seguramente muy pocas (Japón es un caso similar al mexicano, uno de los pocos).  Si un régimen se transforma de un sistema de partidos pluripartidista a uno de partido dominante (que no es lo mismo que hegemónico) ¿Esto no es también una transición?

El libro de la Profesora Loaeza, compuesto por 9 capítulos, es en realidad una recopilación de algunos de sus más significativos trabajos que la autora ha publicado en diversas revistas, la mayoría académicas. El hilo conductor es que la transformación del sistema político mexicano ha sido una consecuencia de cambios en la sociedad, en específico, de un sector que fué creciendo durante la segunda mitad del siglo XX: las clases medias.

El último capítulo, “La desilusión mexicana”, es uno de los poco análisis no cuantitativos sobre las elecciones de 2006 que no cae en argumentos viscerales de parcialidad a favor de uno u otros partidos. (Como algunos de los más respetados profesores de El Colegio de México lo han hecho).  La autora hace una seria reconstrucción de los hechos y en base a una perspectiva histórica, explica -y esto es su mérito- algunas de las posibles respuestas a los porqués de las movilizaciones en contra de un resultado electoral tan cerrado, sobre todo, los elementos estructurales que existen detrás de las formas de hacer política en México que tienden a tener poco respeto por las instituciones de la democracia.

Hace algunos años, Thomas Carothers escribió un excelente artículo en Journal of Democracy: The End of Transition Paradigm, en 2002. Argumentando sobre todo que el centro del paradigma de los transitólogos, es decir, la democracia, había fracasado rotundamente. El profesor Guillermo O’Donnell elaboró una respuesta muy bien fundamentada hacia la crítica de Carothers.

En México hace falta fortalecer el debate sobre ¿que tipo de democracia tenemos? o ¿que tipo de democracia estamos construyendo o queremos?. La transición terminó hace mucho, y recurrir al paradigma de la transición para explicar (quejarse) la democracia en México, no deja ver las cuestiones realmente importantes de la cuestión: la democracia, es así, no es perfecta, se construye a diario.

Ignorancia, Temores y Verdades

(La intención de este blog era, y es, solo poner algunas de mis descabelladas y quiza no compartidas ideas y ocurrencias sobre la Ciencia Política, pero la situación actual obliga a no dejar de pensar lo que sucede hoy con la pandemia del virus H1N1)

mexico-flu-activityLa ignorancia. Es preocupante, por decir lo menos, leer los diarios (n0 sólo los Mexicanos) que se refieren al brote de la influenza en México. Pero mas triste son la opiniones que los ciudadanos de otros países se hace de México y de la forma en como creen que se pueden contagiar. (Véase la carta de una mexicana que vive en Argentina al final de este post) Para muestra el video que transcribe los comentarios de dos locutores de radio en EUA, además de enterarnos de la expulsión de  Jay Severin en Boston por sus comentarios racistas sobre el “peligro” que representan los mexicanos como portadores del virus de la influenza. En El Pais de España, se habla se habla de 116 del número de casos sospechosos. Algunos de ellos que viajaron del Distrito Federal. Pero la mayoría, el grueso de esos sospechosos, han regresado de Cancún. ¿Cómo es posible que sean sospechosos si en todo el sur de México, en específico en toda la penísula de Yucatán no se haya presentado ningun caso? (El temor ha hecho que precisamente en Google Trends, la gente haga busquedas desde esa zona, y ahora aparece que allí hay casos. Todavía hace dos días, ello no aperecía)

México es 5 veces más grande que Italia, y casi el doble de España. Y los medios de comunicación terrestre no son tan eficientes como en Europa. Es decir, que en Italia o en España, es éstos países es más fácil en términos de transporte que una persona viaje del Norte al Sur, o del Centro al Este, que un mexicano que vive en el DF viaje a la penísula de Yucatán. Ya no digamos, ir de Los Cabos (en el norte) hasta Cancún o Chiapas (el sur) es casi la misma distancia -o más- que hay entre Madrid y Berlín.  ¿Que quiero decir con esto? Que si el virus viaja por contagio de persona a persona, los temores sobre todos aquellos que regresan de México deben ser valorados de acuerdo al lugar en específico de donde estuvieron.

Ahora, muchos regresan con gripe y cansancio. Cancún es un centro turistico, y precisamente los jóvenes que van alla van a divertirse, tomar el sol, emborracharse y no dumermen. Solo quien no ha tomado unas vacaciones largas y de mucho desenfreno, no sabe que cuando se regresa a casa, el cansancio aparece, y claro, el cuerpo cobra esas facturas. Y si se regresa de un lugar cálido, y se toma un avión dónde siempre esta aire acondicionado con un frio,  y 9 horas de viaje dentro, claro que llegar a España, Francia o Alemania, donde hay otro clima, puede causar gripe. Por eso muchos de los que regresan de vacaciones tienen síntomas.  Ojo: los casos serios son aquellos que precisamente estuvieron varios dias en el D.F. Que afortunadamente todavía son pocos.

Y no falta aquel que en medio de la crisis, no tiene la decencia de guardarse sus viscerales comentarios contra el gobierno para otra ocasión. Sergio Aguayo, en su articulo Vivir en México, donde cuenta como lamentablemente vivió un hecho de delincuencia, no pierde la oportunidad para decir que el actual presidente de México tiene serias deficiencias estratégica para gobernar, y que su lucha contra el narcotráfico ha sido dudosa en su efectividad. Es cierto ¿Pero este es el momento justo para hacer ese tipo de críticas que preciso ahora no vienen al caso? Y bueno, no vale la pena hablar de todas las teorías de la conspiración que aparecen por doquier. Dignos de un guión catastrofista de Hollywood.

En La Nación de Argentina se ven casos similares, lo interesante de alli es leer las opiniones de la gente: “¿Que espera el Gobierno para cerrar las fronteras?” se preguntan algunos. En otros diarios se reproduce cómo los mexicanos han sido estigmatizados cuando van de regreso a su país tan solo presentando el pasaporte. En Colombia un diario señala que la COMEBOL analiza que los mexicanos jueguen entre si.  ¿Es que ya el simple hecho de ser mexicano los hace portadores de un virus?. En Italia, se han tomado las cosas relativa calma aunque existe la precupación, y ello se puede ver en las notas de La Repubblica, que reporta casos sospechoso, todos provenientes de EUA.   El subsecretario de la salud Ferruccio Fazzio ha señalado que todo aquel que regrese de México será puesto al menos 10 dias en observación sin salir de casa. Francia ha pedido a la Unión Europea cancelar los viajes desde México.¿Y que pasa con los de EUA? Allá también hay casos, de hecho, fué en EUA donde empezó todo, hay muchos vuelos desde ese país a Europa, y la preocupación no es la misma.

A pesar de que el tipo de cambio Euro-Dolar no los favorece, las ciudades europeas más turisticas están llenas de muchos  estadounideses. Es decir, quiza debería  preocupar de donde vienen los turistas estadounidenses -si de California o New York -u otros lugares donde se han presentado casos- que llegan a Paris o en Roma, que un mexicano que vuela de regreso a México.

Pero los mexicanos tambien son (somos) racistas: ya no digamos el racismo que culturalmente se ha internizado en nuestras costumbres y que mucho se esfuerzan en ignorar.  Pero muchos escudan su racismo, son los Radical Chic: van a ver a los indígenas como si fuesen a un zoologico, se indignan de su pobreza, toman fotos, compran sus muñecas de la comandanta Ramona, su pasamontañas de Marcos, y si pueden se toman una foto junto a él, dan unas monedas, gritan consignas contra el gobierno, y  regresan a su lugar de origen con el mismo sentimiento que tienen los musulmanes que van a la Meca.

Pero hay otro racismo que parecía empezara a quedar sepultado, contra los que son originarios del D.F. En estos momentos de crisis, empiezan a ser rechazados en Acapulco y en otros centros turisticos del país, sólo por ser de alla. Es decir, al ya patetico racismo interno que aqueja al país, a pesar del supuesto orgullo indigena que corre por las venas, ahora brota de nuevo el miedo al otro por su lugar de origen. 

Temores. El caso en México puede ser más grave de lo que dicen los diarios, pero no se sabe ni se sabrá quizá por el sistema sanitario, la distribución demográfica y las costumbres mexicanas.

Gran parte de la infraestructura del sistema sanitario público atiende regularmente sólo a quienes tienen trabajo. Los hospitales del IMSS para quienes trabajan en el sector privado, los hospitales del ISSSTE para quienes trabajan en el sector público. El resto, se atiende en las clínicas locales, de los gobiernos estatales y municipales, que no todos gozan de buena reputación porque no tienen toda la infraestructura de los hospitales federales. Sólo una mínima parte, los más privilegiados -muchos por herencia, pocos por sus méritos- se atienden en el sector privado. Con médicos que trabajan en la mañana en los hospitales públicos y atienden en las tardes en los privados. Pero en México, en las zonas pobres no hay clínicas. ¿Quien va a atender a todas aquellas zonas indígenas donde solo hay uno o dos medicos que van una vez a la semana? ¿Entraran en las estadísticas? Si en el DF ya no hay cubrebocas ¿Que decir de todas las zonas perifericas donde ni siquiera hay farmacias?

Muchos se preguntan porque en México hay mas muertos que EUA, una respuesta que seguro muchos compartirían es que: los mexicanos tienden a automedicarse y van al médico sólo cuando la enfermedad ya es muy grave. Es cultural, casi todos lo hacen. Y ello se refuerza por la mercadotecnia de las empresas farmaceuticas. La publicidad de medicamentos de todo tipo en la TV compite con la publicidad de las bebidas gaseosas o de las grandes tiendas.  Además, muchos mexicanos se sienten machos (o machas) y sienten que “una gripita” no debe asustarlos. Bastaría ver en Facebook cuantos no han puesto que “a mi la influenza no me hace nada”, o “Yo no me quedo en casa”, o todas la noticias de quienes se indignaron porque cerraran bares y restaurantes en la Ciudad de México.

Habrá que recordar que el Gobierno Mexicano lanzo la alerta solo cuando un diario, El Reforma, el 23 de abril publicó en primera plana que se sospechaba de personas infectadas por una nuevo virus de la influenza. ¿Que hubiera sucedido si el diario no hubiese puesto en alerta al gobierno? ¿Cuantos dias mas hubieran pasado antes de tomar las medidas que hoy conocemos? Un virus de ésta naturaleza no nace de un dia a otro, se sabe que ya desde febrero podría haber empezado a contagiarse ¿Que decir de todos los mexicanos y turistas que han ido y venido por alli y por alla?

Las únicas verdades seguras, es que tarde o temprano esta emergencia pasará, y que habrá que confiar, nos guste o no, del estado actual de la ciencia médica. Ojala las previsiones de una pandemia inminente no se cumplan dadas las precauciones.

Carta enviada a El Universal

Señor Director, Soy ciudadana mexicana que radica en Buenos Aires con motivo de mis estudios de posgrado y he podido constatar, con mucha tristeza, como se discrimina hoy, por el brote de influenza, a la comunidad mexicana. Sorprendida también por la reacción unilteral y visceral del gobierno argentino de cerrar el tráfico aéreo entre ambas naciones que historicamente nos hemos llamado “hermanas”. Con lagrimas en los ojos he sido víctima de criticas, segregación y terribles comentarios sobre mi México.  Hasta el brote siempre me hicieron sentir en casa, a pesar de la mala imagen generada recientemente por la presunta presencia de narcotraficantes mexicanos. Sin embargo, me duele recordar que cuando este hermoso país sufrió una desgarradora dictadura, México abrió las puertas para los exiliados argentinos que encontraron un segundo hogar. Además, cuando se desató la última gran crisis económica, institucional y social de este país en 2001-2002, nuestro país fue el primero en dar muestras reales, no demagógicas de solidaridad. Hoy en dia, mas de 20 mil ciudadanos argentinos residen en México, contra unos 3 mil mexicanos que vivimos en Argentina, ¿cuándo los hemos hecho sentir menos ante una tragedia internacional? ¿dónde quedó la gran hermandad latinoamericana? Siempre les hemos tendido la mano y hoy lo único que recibimos es una segregación que no tiene razón de ser. Yo se que los que están en México tienen muchas preocupaciones y las vivencias son totalmente diferentes, sin embargo, también está este lado de la historia, los efectos de la influenza no solamente son físicos sino también emocionales y hoy solamente por el hecho de ser mexicana soy enferma y contagiosa. No se vale. Yo esperaba más y mejor disposición ante la peor situación sanitaria que nuestro país ha vivido, espero así sea para que no quede una cicatriz en una nueva generación de mexicanos que siempre vimos en Argentina una nación hermana. Esta carta la escribo para que se escuche uno más de los efectos letales de la enfermedad, hoy somos menos bienvenidos en el mundo solamente por ser mexicanos, un claro ejemplo de falta de cooperación y entendimiento en el que las reglas del egoísmo cierran los canales de la información y abren canales de desinformación y acciones sin razón.

Atentamente C. Giróncgiron22@gmail.com